Confirman 4 años de prisión para director de institución educativa del caserío Santa Rosa

La Sala Penal de Apelaciones de Moyobamba de la Corte Superior de Justicia de San Martín, integrado por los magistrados Juan Carlos Paredes Bardales, María Eugenia Román Robles, Rigoberto Arturo Campos Salazar, confirmaron la sentencia expedida por el Primer Juzgado Penal Unipersonal de Moyobamba de 4 años de pena privativa de la libertad efectiva, contra Carlos Ruiz Vela, por el delito contra la Administración Pública, en la modalidad de Peculado Doloso por Apropiación, en agravio del Estado-Institución Educativa N° 01066 del Caserío Santa Rosa-Moyobamba. Asimismo, ordenaron 180 días de multa en función al 25% de sus ingresos diarios equivalente a S/. 3,784.00 e inhabilitación por cuatro años y el pago de la reparación civil ascendente a S/. 8,000.00 soles, que deberá cancelar el condenado, a favor de la parte agraviada.
Cabe recordar, que la presente sentencia se produce a raíz de los hechos suscitados en el mes de setiembre del año 2015, donde el sentenciado Carlos Ruiz Vela, en su condición de Director de la Institución Educativa N° 01066 del Caserío Santa Rosa, recibió mediante depósito en su cuenta del Banco de la Nación el monto de S/. 2, 000.00, dinero que correspondía a una segunda etapa del presupuesto UGEL que se le asigna a todas las instituciones educativas carentes de recursos económicos, a fin de que se mejore o se remodele la infraestructura, dinero del cual el acusado se apropió, ya que no realizó ninguna obra de mantenimiento de locales escolares. Sin embargo, pese a saber que no había realizado ninguna obra en favor de la Institución Educativa, el día 18 de enero del año 2016, es decir al año siguiente en que se le encomendó este presupuesto, presentó a la UGEL una rendición de cuentas, la cual se trata de un informe de gastos en la que aducía haber reparado techos de la Institución Educativa, adjuntando para ello una boleta (comprobante de pago 008406) del 06 de enero del año 2016, en la que indicaba haber comprado 120 calaminas, 07 kilos de clavo, presentando además una declaración jurada de haber pagado la suma de S/. 384.00 soles al señor Norvil Ramírez Mendoza, ello por concepto de la mano de obra de reparación de los techos, así mismo en dicho informe insertó firmas de los integrantes del comité de mantenimiento y del veedor las que eran falsificadas. La que generó esta sentencia.

Feliz 237 aniversario ciudad de las Palmeras - Tarapoto

Hoy lunes 20 de agosto se celebra los 237 aniversario de fundación de Tarapoto llamada también “Ciudad de las Palmeras” por dichas plantas que crecen en la zona. Tarapoto es una ciudad de una cultura y una historia extraordinaria, es diferente a las demás. Aparte de un clima agradable, de paisajes impresionantes, destacan la amabilidad de su gente, su tranquilidad, los excelentes potajes, entre otras características que dan distinción a este bello “paraje” de la amazonía.

Tarapoto es una ciudad en la que prospera el comercio, que se realiza mediante agua, tierra y aire: río Huallaga, aeropuerto y la carretera “Fernando Belaunde Terry”; el turismo es otra actividad que genera dinamismo económico.
HISTORIA
El análisis de la historia nos remonta a la época cuando los aguerridos Chancas, perseguidos por los Incas, hacen de la actual ciudad de Lamas, su nuevo hábitat y forman una extensa familia idiomática y cultural conocida como: Motilones Lamistas, fueron ellos los que en su búsqueda de alimentos bajaban al valle de Tarapoto, donde los guerreros y salvajes Cumbazas vivían dedicados a la caza y a la pesca entre el río cumbaza y la quebrada del Choclino.
Por entonces donde se levanta la plaza Cabo Alberto Leveaú, llamada también parque Suchiche, existía la “cocha” o laguna del mismo nombre, cuyo vocablo proviene de Sustuchiches que era como se llamaba del grupo de Lamistas que inicialmente lo habitó. La afluencia y fusión de familias de estos grupos étnicos en la “cocha” de Suchiche, a las que con el tiempo se sumarían otros grupos descendientes de los Chancas, Pocras e Incas, como Chimbinos, Atumpampas, y Patinos, devino en la conformación de un grupo reciente que estableció relaciones comerciales con los lamistas, el cual con su progresivo crecimiento, no sólo motivó el crecimiento de la población nativa, sino, el establecimiento de las bases del gravitante rol que en el desarrollo socio económico de San Martín, habría de cumplir en el futuro la ciudad de Tarapoto.
LEYENDA SOBRE EL ORIGEN DE TARAPOTO
A la llegada de los españoles, existía el pueblo de los cumbazas en el valle de Tarapoto. Sus habitantes fueron exterminados por la guerra al oponer resistencia. Sobrevivió este desastre una familia que asistió en la lucha. Exterminados éstos, quedaron sus hijos (un varón y una mujer) refugiados en las colinas, el dios Apu, compadeció de los huérfanos, convirtió al varón en un fuerte y robusto toro y a la niña en una bella mariposa, los dos se refugiaron en los bosques del cerro escalera. El dolor y la tristeza produjeron en ellos un llanto incontenible, El toro lloró tanto que sus lagrimas se convirtieron en el río Shilcayo. La hermosa y nativa mariposa bajó de las colinas a observar la ruina de su pueblo. Un arcabucero español quedó admirado de su belleza al mirarla y no dudó en cazarla, y herida la mariposa cayó a tierra convirtiéndose en la cocha o laguna de Suchiche que es el origen de Tarapoto.
FUNDACIÓN ESPAÑOLA
Se ha explicado anteriormente que a la llegada de los españoles a Tarapoto, el valle estuvo habitado por nativos, cumpliendo con lo establecido por las normas para la fundación de ciudades españolas, como eran tierras para el cultivo, agua, clima benigno y pobladores, se procedió a la fundación de ciudades.
El obispo de Trujillo, don Baltasar Jaime Martínez de Compagnón y Bufanda, en la visita pastoral a su diócesis, partió de la ciudad de Trujillo el 20 de julio de 1782 siguiendo la ruta de Chachapoyas, Moyabamba y Lamas. Al llegar al valle de Tarapoto, reunió a todos los grupos nativos dispersos y con ellos fundó la ciudad española de la Santa Cruz de los Motilones de Tarapoto, el 20 de agosto de 1782, bajo la jurisdicción del Curato de Lamas y la Diócesis de Trujillo; en honor a ella se construyó la iglesia o parroquia de la ciudad de Tarapoto. Habitaban por entonces, cumbazas a la orilla de la quebrada Choclito y Amurarca (esta última en la actualidad ya no existe); Pinchis en la parte alta de la ciudad y en las márgenes derecha e izquierda del río Shilcayo; Sushiches o Sustuchiches residentes en el barrio de su nombre, a orillas de la concha o laguna de suchiche; Muniches y Antables en el actual Barrio Huayco hasta la zona de Santa Rosa. Al parecer, lo que fundó Martínez de Compagnón, no fue una ciudad sino un Curato dependiente de Lamas. Para la época Tarapoto era un pequeño conglomerado de nativos residentes en su mayoría en el pequeño poblado de Cumbaza, la actual banda de Shilcayo, en la ribera de la quebrada del Choclino y otro a orillas de la cocha de Suchiche.

Entrada destacada