Alfonso Quevedo Sancehez, dirigente del SUTEP:

Mensaje presidencial sin perspectiva de cambio para nuestra patria

El profesor Alfonso Quevedo Sánchez, dirigente Regional y Nacional de SUTEP, señaló que el mensaje presidencial, no tuvo perspectiva ni alternativa de cambio para nuestro país.
Este mensaje ratificó que este régimen abrazará hasta el último momento el modelo neoliberal, el mismo que dice que “estamos bien y somos sólidos económicamente”, pero en la realidad eso no se deja sentir, por que hay miles de niños desnutridos, peruanos sin acceso a los servicios básicos. El anuncio de que hay 9 regiones liberadas de analfabetismo deja muchas dudas. En cuanto a la corrupción, lacra que en ello caminamos a ser campeones mundiales, no se anunció medidas concretas para combatirlo, el mismo Presidente se olvido del SEPA para los corruptos.
EN EL ASPECTO EDUCATIVO.
El mensaje presidencial, sirvió para corroborar, lo que el gobierno entiende por “Reforma Educativa”, una serie de cambios cosméticos y de forma, nada de cambios de fondo, dijo el dirigente sutepista. El gobierno entiende por Reformar la Educación, entregar miles de laptops, con soporte técnico pésimo, porque esos instrumentos más paran malogrados que operativos.
La entrega de préstamos a los maestros, que terminan por empobrecerlo más, la capacitación de baja calidad también a un sector del magisterio, la entrega de presupuestos mínimos para mantenimiento de infraestructura, cuando las necesidades son mayores.
Es decir, el gobierno tiene una visión reducida y constreñida de una Reforma Educativa, expresó.
Manifestó que el Perú necesita de una real Reforma, que empiece por planificar un Proyecto de Desarrollo Nacional, donde esté engarzado un Proyecto Educativo Nacional, donde estén comprometidos los esfuerzos nacionales, por un verdadero Acuerdo Nacional. No como se ha hecho hasta el momento, que solo ha servido para la pose política y electoral; porque en la práctica ni el mismo gobierno cumple sus acuerdos y compromisos, por ejemplo el ir mejorando cada año el presupuesto del sector educación, hasta llegar al 6% del PBI, tal como señala nuestra Ley General de Educación. Por el contrario el presupuesto fue menor este año, comparando con el año 2009.
La lectura de este último mensaje, nos dice que el gobierno aprista, quiere terminar su periodo gubernamental, como un “niño aplicado”, a la espera de que el próximo gobierno, producto de los embalses y las insatisfacciones que deja, lo pueda ir pésimo en el manejo económico y de esa manera Alan García y el APRA puedan volver, con lo mismo de siempre, su palabrería florida, su inconsecuencia política, sus actos de corrupción, su partidirizaciòn en el aparato estatal y sus alianzas históricas tenebrosas, como la actual, con sectores recalcitrantes de la derecha y el fujimontesinismo.

Entrada destacada

Villanueva gestionó adelantos para Odebrecht por 41 millones Un informe de auditoría de la Oficina de Control Interno (OCI) del Gobier...